¿Qué comen los flamencos?

Los flamencos son filtradores, esto significa que toman el agua y los alimentos para luego expulsarla del cuerpo. Cuentan con un pico de diseño único. Esto les permite consumir fácilmente los alimentos que se encuentran en su dieta. Esto incluye a los crustáceos, moluscos, semillas, insectos, varios tipos de algas que se encuentran en el agua e incluso diatomeas.
flamencoSegún las especies es la forma del pico y esto influye en lo que consumen en particular.

Para conseguir los alimentos los flamencos introducen los pies en el barro y del fondo los llevan a la superficie. También mueven la cabeza hacia atrás y hacia adelante de lado a lado para recoger la mezcla de agua y alimentos.

Los flamencos tienen respiración aérea, así que tienen que contenerla  mientras se encuentran bajo el agua en busca de comida. Son capaces de hacerlo desde varios minutos hasta una hora, luego hacen una respiración rápida e inician el proceso una y otra vez. Esta se hace tan rápido que muchos dudan de que hayan salido del agua a tomar un respiro.

Tienen una lengua con un funcionamiento muy interesante. Muchos investigadores la comparan con el pistón de un vehículo. La lengua les permite tomar el alimento y el agua a la vez para luego filtrarlos.

Aunque tienen largas piernas pueden nadar a profundidad. No suelen hacerlo, solo cuando no encuentran suficientes alimentos en la superficie. También vuelan cientos de kilómetros para buscar comida en caso de que peligrara su supervivencia.  Esto les permite evolucionar y adaptarse a los nuevos ambientes.

Los flamencos necesitan beber agua fresca. A menudo la consiguen en los géiseres en ebullición y la pueden beber a temperaturas extremadamente altas sin dañar demasiado sus órganos internos. También tienen glándulas en las fosas nasales que les permite eliminar el exceso de sal de sus cuerpos.

La dieta de los flamencos en cautividad es muy diferente, pero siempre se les ofrece la nutrición que necesitan para prosperar. Son alimentados con gránulos que les aportan la pigmentación que normalmente obtendrían de la dieta en la naturaleza. De esta manera no pierden los colores de sus plumas.